Newsletter Enero 2019 Edición especial de fin de año
 
Darse de baja/Actualizar el perfil | Compartir con un interesado | Suscribirte
 
 
 
Síguenos en redes sociales:
     
 
BOLETÍN IDEA FSI | OCTUBRE, 2019
Los microplásticos en los alimentos

Por Isa González

Los microplásticos son pequeñas partículas y fibras de plástico (como polietileno, polipropileno, policloruro de vinilo, poliestireno y tereftalado de polietileno, principlamente). Hasta ahora no existen estándares para determinar el tamaño máximo de estas partículas, pero la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (mejor conocida como FAO, por sus siglas en inglés) considera que el diámetro de estas partículas va desde menos de 100 nanómetros (nanopartículas), hasta los 5 milímetros.

Los microplásticos están presentes en los alimentos

En diversos estudios se han encontrado microplásticos en alimentos de consumo humano como cerveza, miel, sal de mesa y en la mayoría de la fauna acuática. La mayoría de los estudios científicos que existen tratan de la presencia de microplásticos en mariscos, lo que los convierte en la fuente mejor conocida de microplásticos a los cuales se expone el ser humano. En estos estudios se ha observado que más de 220 especies diferentes de fauna acuática ingieren desechos microplásticos en condiciones naturales. Excluyendo aves, tortugas y mamíferos, el 55% son especies de invertebrados a peces que tienen importancia comercial, tales como los mejillones, las ostras, las almejas, el camarón pardo, la cigala, las anchoas, las sardinas, los arenques del Atlántico, el estornino del Atlántico, las macarelas, las bacaladillas, el bacalao atlántico, la carpa común y la convinata amarilla, entre otros (GESAMP 2015, 2016).

A pesar de que los filetes de pescado y los peces grandes son dos de los productos más consumidos de la pesca, estos no constituyen las fuentes más probables o significativas de microplásticos, dado que no se suelen consumir los intestinos de los mismos, donde se encuentra la mayoría de los microplásticos.

Sin embargo, las pequeñas especies de peces, los crustáceos y los moluscos que se consumen enteros, sin eliminar los intestinos, representan la principal fuente de preocupación con respecto a la exposición a microplásticos a través del consumo de productos pesqueros y acuícolas.

¿Cómo afectan los microplásticos la inocuidad de los alimentos y a salud del ser humano?

Cabe señalar que el consumo de microplásticos a través de los alimentos no es la única fuente de exposición del ser humano a contaminantes plásticos. El ser humano está expuesto a contaminantes plásticos a través del agua, el aire, la inhalación de polvos, la exposición al bisfenol A (BPA), por mencionar algunos. En lo que respecta a los microplásticos, y en lo particular al contenido de microplásticos en los mariscos, se realizó una evaluación de riesgo basado en la mayor exposición posible a microplásticos, es decir, el consumo de una ración de mejillones (250 g) que contiene 9 microgramos de plástico. Según esta evaluación, tomando las concentraciones más altas de aditivos o contaminantes reportados en microplásticos, y asumiendo que estos son completamente liberados, tendrían un impacto insignificante en el aporte dietético general de las sustancias PBT (persistente, bioacumulable y tóxica) y aditivos plásticos. Esto quiere decir que, hasta ahora, el riesgo para la salud humana también es insignificante. Sin embargo, es importante destacar que no se ha evaluado la toxicidad de los monómeros y polímeros más comunes de plástico ni de algunos aditivos plásticos más comunes en mariscos.

El tamaño de las partículas es importante

El tamaño de los microplásticos es un factor esencial porque condiciona su capacidad para atravesar la membrana celular del sistema digestivo e infiltrarse en el torrente sanguíneo de animales y humanos. En este sentido, los microplásticos tienen poca o ninguna capacidad, mientras que los nanoplásticos podrían atravesar la membrana celular resultando en exposición interna. Aunque las microfibras pueden ser relativamente largas, su forma o proporción podría permitirles penetrar las membranas celulares (Hann et al., 2018). Sin embargo, no existen actualmente métodos para detectar y cuantificar nanoplásticos, y se deberá cubrir esta laguna de conocimiento en el futuro. Los estudios sobre las dinámicas y los impactos de los nanoplásticos serían relevantes tanto desde el punto de vista ecológico como del de la salud humana.

Debido a que aún existe falta de información y de datos más precisos, es de gran importancia que se siga trabajando en el desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías y metodologías para detectar y cuantificar microplásticos, incluyendo las nanopartículas. Esto finalmente ayudará a poder ampliar la información de las implicaciones de los microplásticos para la salud humana.

 
logo FOOD SAFTY INNOVATION
www.ideafoodsafetyinnovation.com
info@ideafoodsafetyinnovation.com
Teléfono: 81 81430750
logo CEA IDEA
www.construccionesidea.com.mx
info@construccionesidea.com.mx
Teléfono: 01 800 838-4757
 
 
Av. Morones Prieto 2805  /  Col. Lomas de San Francisco
Monterrey, Nuevo León 64710  /  México
 
Síguenos en redes sociales: