EDITORIAL

IDEA FSI Newsletter, noviembre 2014.

En esta edición les comunicamos acerca del uso de plaguicidas en la producción de alimentos.

www.ideafoodsafetyinnovation.com
info@ideafoodsafetyinnovation.com

01 800 838 4757

Síguenos en redes sociales:

     

Uso de plaguicidas en la producción de alimentos

La aplicación de plaguicidas para mejorar la producción agrícola es una práctica común. El propósito de su uso es el controlar plagas que dañan los cultivos; además, son utilizados para el control de vectores* de enfermedades animales y humanas. Debido a que dichas sustancias químicas tienen una alta actividad biológica, ya que su función es interferir procesos vitales de un sistema biológico en particular, pueden tener también efectos tóxicos para el ser humano, por lo que su uso indiscriminado puede llegar a representar un riesgo potencial para la salud del consumidor.

*Vector: agente biológico que transporta y transmite patógenos de un portador (animal o humano) a otro.

Plaguicida

Plaguicida: cualquier sustancia o mezcla de sustancias destinadas a prevenir, destruir o controlar cualquier plaga, incluyendo los vectores de enfermedades humanas o de los animales, las especies no deseadas de plantas o animales que causan perjuicio o que interfieren de cualquier otra forma en la producción, elaboración, almacenamiento, transporte o comercialización de alimentos, productos agrícolas, madera y productos de madera o alimentos para animales, o que pueden administrarse a los animales para combatir insectos, arácnidos u otras plagas en o sobre sus cuerpos.
Fuente: FAO

Residualidad de plaguicidas

Una vez aplicado el plaguicida sufre un proceso que puede llevarlo, en un tiempo variable, a su transformación y/o inactivación parcial o total. La porción del plaguicida que queda en el producto, constituida por los restos de la sustancia química, sus metabolitos y/o productos de conversión, constituyen los llamados “residuos”. En el caso de la producción pecuaria, los animales también pueden estar expuestos a plaguicidas ya sea por el consumo de alimentos contaminados o por su administración para el control de insectos, arácnidos u otras plagas corporales, por lo que se pueden presentar residuos de plaguicidas en productos cárnicos, derivados lácteos y huevo.

La presencia y concentración de los residuos de plaguicidas en los alimentos, depende de diversos factores como pueden ser:

• El uso indiscriminado del plaguicida.
• Cosechar sin respetar el intervalo de seguridad (tiempo entre la aplicación de un plaguicida y la cosecha del producto).
• La contaminación durante el almacenamiento o el transporte.
• El ordeño y sacrificio del ganado sin cumplir con el tiempo mínimo recomendado desde la última aplicación del plaguicida y su retiro, entre otros.

¿Qué tan peligrosos son estos residuos para la salud del consumidor?

Altas concentraciones de residuos de plaguicidas en los alimentos son un peligro para la salud del consumidor ya que pueden provocar intoxicaciones agudas, por otro lado la exposición continua a bajas concentraciones puede ocasionar una toxicidad crónica. Entre 1956 y 1985 se produjeron en el mundo 14 grandes brotes de intoxicación (con más de 100 casos) ocasionados por la contaminación de alimentos con plaguicidas, uno de ellos se presentó en California, Estados Unidos en 1985, donde alrededor de 1,350 personas resultaron afectadas y 80 fallecieron como consecuencia del consumo de sandías contaminadas con Aldicarb, un compuesto químico perteneciente a la familia de los carbamatos y es empleado fundamentalmente como insecticida. Entre las personas afectadas hubo mujeres embarazadas que sufrieron aborto. Otro caso reportado en Estados Unidos fue en 1977, en el que cinco personas sufrieron envenenamiento grave por comer alimentos contaminados con el insecticida Metomilo. Tres de ellas murieron.

La sintomatología por intoxicaciones agudas varían de acuerdo al plaguicida que ha sido ingerido, entre los síntomas más frecuentes se encuentran: malestar, debilidad muscular, temblor, mareo, vómito, diarrea, salivación, sudoración, dolor de cabeza, dolor abdominal y, en forma más severa, convulsiones.

En relación a la toxicidad crónica causada por plaguicidas, entre los principales efectos a largo plazo que han sido demostrados por diversos estudios se encuentran diferentes tipos de trastornos neurológicos, como es la neuritis periférica y trastornos en el sistema hepático. También se han relacionado con capacidad de afectar el sistema endocrino, como inhibidores de la comunicación intercelular y como promotores de tumores.

Control del uso de plaguicidas

Después de años de abuso en el empleo de plaguicidas para el control de plagas, actualmente en algunos países se restringe su uso, de tal forma que los niveles de residuos del plaguicida en los alimentos estén dentro de una tolerancia aceptable, es decir, seguro para el consumo humano. Para ello se han fijado límites permitidos de concentraciones de residuos para cada plaguicida, dichos límites se establecen mediante una evaluación de riesgo basada en estudios científicos, asegurando así que el riesgo a corto y a largo plazo será insignificante para la salud del consumidor. Estos valores se denominan Límites Máximos para Residuos (LMR) y son establecidos para cada tipo de alimento en particular en el que se puede utilizar el plaguicida.

LMR

Diversos países y organismos han establecido LMR de plaguicidas, como es el caso de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos de América (EPA), la Agencia Reguladora para el Manejo de Plagas de Canadá (PMRA), países miembros de la Comunidad Europea, Japón, entre otros. Como referencia internacional se encuentran los LMR publicados por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), a través del Codex Alimentarius, quienes se encargan de fijar normas, directrices y códigos de prácticas alimentarias internacionales (Consultar LMR aquí). En el caso de México, recientemente mediante la publicación del PROYECTO de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-000-SAG-FITO/SSA1-2013, Límites máximos de residuos. Lineamientos técnicos y procedimiento de autorización y revisión, se pretende tomar control para la autorización de LMR de plaguicidas químicos de uso agrícola con fines de registro y uso; logrando así contar con referencias nacionales

Situación actual del uso de plaguicidas

Actualmente en muchos lugares se siguen empleando los plaguicidas de forma inadecuada, aplicando dosis mayores a las necesarias, usando sustancias químicas que no siempre son las idóneas e incluso utilizando formas de aplicación incorrectas, por lo que los residuos de plaguicidas en alimentos pueden ser mayores a los límites establecidos. Prueba de ello son estudios donde se han detectado residuos. En 1990 la FDA analizó plaguicidas en 7,394 muestras de alimentos en los Estados Unidos y 10,719 alimentos de importación, donde el 1% de los alimentos nacionales y el 4% de los importados tenían concentraciones de residuos que estaban fuera de las normas permitidas. Mientras que la evaluación de los vegetales que ingresaron al mercado estadounidense durante el periodo 1996-2006 evidenció que del total un 5.2% de las muestras registró concentraciones que violan la tolerancia sobre residuos establecida en dicho país. En otro estudio realizado en el 2007 se evaluaron residuos de plaguicidas en diversos frutos y vegetales de ocho países de América del Sur; de las 724 muestras analizadas el 8.4 % excedió el límites máximos para residuos.

Debido a que los mercados tanto a nivel local como internacional son cada vez más exigentes y que la problemática provocada por el uso indebido de plaguicidas ha crecido considerablemente en México, el sector agropecuario debe tomar conciencia e implementar medidas que permitan producir alimentos seguros como por ejemplo:

• El uso de plaguicidas aprobados.
• La capacitación del personal que los aplica. Respetar las dosis recomendadas y los intervalos de seguridad.
• Almacenar correctamente el producto para evitar contaminación cruzada con plaguicidas, entre otros.

También se recomiendan medidas de monitoreo por parte del sector primario, como es el análisis químico para cuantificar residuos en cada lote de producto, asegurando así que no se excedan los LMR recomendados, ya sea por las autoridades nacionales, o bien, utilizando referencias internacionales o del país de exportación.

Los procesadores de alimentos deben de identificar en su evaluación de riesgos, si los plaguicidas representan un peligro potencial. En ese caso podrá ser necesario solicitar certificados a los proveedores y/o llevar a cabo análisis para monitorear el cumplimiento.

Los laboratorios realizan la cuantificación de residuos de plaguicidas mediante diversos métodos de análisis químicos, llamados determinaciones de multiresiduos de plaguicidas. El tipo de alimento a analizar y la finalidad del análisis, por ejemplo si es un análisis para exportación, son factores que determinan el método de análisis a utilizar.

Drenaje

Fuentes:

Base de Datos de Límites Máximos para Residuos USDA (consultar).
Henao S, Finkelman J, Albert L, Koning HW de. Plaguicidas y salud en las Américas. México, DF: Centro Panamericano de Ecología Humana y Salud; 1993.
PROYECTO de Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-000-SAG-FITO/SSA1-2013, Límites máximos de residuos. Lineamientos técnicos y procedimiento de autorización y revisión.
Mc Aceliffe, K., Gilbert, D., Kistner, W. y Weir, D. How safe is your food? Vis. News and World Report. Nov. 16. Citado en Word Technol 42(7)20, (1988).
Kenaga, E.E. Factors related to bioconcentration of pesticides. In: Matsumura, F.; Mallory, G.; Misato, T. Environmental toxicology of pesticides. New York, Academic Press, 1972. p. 193-228.
Foster, T.S. Physiological and biological effects of pesticide residues in poultry. Residue Rev., 29:13-37,1974.
Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud (OPS), División Salud y Ambiente. Plaguicidas y salud en las Américas, Washington: OMS/OPS, 1993
Hjorth K., Johansen K., Holen B., Andersson A., Christensen H. B., Siivinen K., y Toome M. (2011). Pesticide residues in fruits and vegetables from South America - A Nordic project. Food Control 22, 1701-1706

OPINIÓN DEL INSTRUCTOR

Sin duda alguna el uso de plaguicidas en la producción agropecuaria se ha vuelto un problema, ya que en algunos países se carece de información, de personal capacitado para su correcto uso y legislación para regular su uso de manera integral, congruente y eficaz. A nivel mundial son cada vez más las medidas que surgen para reducir el uso de plaguicidas; la incorporación de conceptos como las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) y el manejo integral de fauna nociva ha permitido obtener resultados de producción similares sin tanta dependencia de los plaguicidas, por lo que estos son métodos alternativos que permitan disminuir el uso de plaguicidas y así evitar los residuos en alimentos, lo cual por ende permite asegurar la calidad del producto y la seguridad para el mercado y el consumidor final.

Alejandra González
Instructora IDEA FSI

Alejandra



 
Diplomado virtual
Implementación de un Sistema de
Inocuidad para plantas de alimentos
 

Curso virtual grabado
5 módulos de 10 sesiones
Sesiones de 1.5 horas
 
¡Pregunta por descuentos grupales!
 
Consulta el temario detallado



Desarrollado bajo el esquema de la Iniciativa Global de Inocuidad Alimentaria GFSI.

Costo por persona por módulo $2,000 + IVA

Inicia tu capacitación
en cualquier momento

 
Curso virtual
Programa de manejo higiénico de alimentos para servicios alimentarios
 

Implementa el programa de inocuidad
en tu establecimiento

Capacitación por internet para propietarios, gerentes,
chefs o jefes de área.

 


examen nrfsp

Consulta el temario

Costo por persona $2,200 + IVA
Aplicamos descuentos a grupos

Próximo examen de certificación
febrero 2015

¡ Infórmate !

Email:info@ideafoodsafetyinnovation.com
Teléfono: 01 800 838 4757
Página web: www.ideafoodsafetyinnovation.com


Síguenos en redes sociales  Facebook | Twitter | LinkedIn